Odontología Responsable
Header

Corrige los huesos y los dientes que están mal colocados o alineados

Tener una sonrisa bonita es algo que se puede conseguir gracias a la odontología. La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga de la corrección de las mal oclusiones dentales y/o esqueléticas. Es decir, la especialidad que corrige los huesos y los dientes que están mal colocados o situados, haciendo que los dientes se queden más alineados y bonitos. Sus resultados son más efectivos durante la etapa infantil, ya que durante el desarrollo es más fácil corregir los defectos óseos y las malposiciones dentales para lucir en la etapa adulta unos bonitos dientes alineados.

Aparatos de ortodoncia recomendados para los niños

¿Cuándo y en qué circunstancias debemos llevar a los niños a un especialista en ortodoncia?
Sería aconsejable que la primera revisión por un ortodoncista se realizara alrededor de los 7-8 años, ya que es el momento en que ha erupcionado el grupo de incisivos superiores e inferiores definitivos, y el crecimiento óseo es importante, cosa que nos permite diagnosticar si hay algún problema susceptible de corregirlo de forma precoz. Si el recambio dental y la oclusión son correctos iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental. Igualmente es aconsejable llevar al niño al odontopediatra (especialista en Odontología Infantil) a partir de los 3 años, por norma una vez al año. Y será éste quien avise a los padres si es necesaria una visita al ortodoncista antes de lo habitual, debido a la presencia de algún problema de mal oclusión esquelética, ya que hay casos en que es importante empezar a corregir el problema óseo antes de que comiencen a aparecer los primeros dientes definitivos.

¿Qué tipo de aparatos existen actualmente?
A rasgos generales existen 2 tipos de aparatos:

Removibles (de quitar y poner). Son aparatos de acrílico, que por medio de unos ganchitos metálicos se aguantan en los molares. Nos sirven para corregir defectos óseos aprovechando el crecimiento, como el problema de paladar ojival (estrecho), que provoca una mordida cruzada posterior. Estos aparatos no son útiles en adultos. Su uso condiciona los resultados del tratamiento. Cuantas más horas se lleva puesto, más rápida y evidente será la corrección. Necesitan un mínimo de horas de utilización, es decir, es preciso llevarlo puesto toda la noche y unas 4-6 horas durante el día.

Fijos. Nos referimos a los brackets, aparatos que van cementados a cada diente; pero también hay otro tipo de aparatos fijos complementarios no necesarios en todos los casos. Con los brackets controlamos la posición exacta de cada diente, lo que nos sirve para conseguir una oclusión perfecta. Podemos elegir el tipo de material: metálicos o de porcelana, estos últimos cada vez más utilizados por un tema de estética.

¿Cuánto puede costar un tratamiento: el más sencillo y el más difícil?
Por norma, un tratamiento de ortodoncia removible suele costar unos 1.500 euros y uno de ortodoncia fija unos 2.800 euros. Muchas veces, hacer el tratamiento previo de ortodoncia removible, si es necesario, nos puede evitar la necesidad de aparatos fijos o reducir el tiempo de tratamiento de éstos, con lo que el presupuesto también se reduce.

¿A partir de qué edad el niño podrá utilizar aparatos para los dientes?
El tratamiento con aparatos removibles se puede iniciar hacia los 7 años. Los niños a esta edad son conscientes de su utilidad y podemos recurrir a su colaboración. El tratamiento con aparatos fijos lo retrasamos hasta el recambio de todos los dientes temporales y la correspondiente erupción de los definitivos porque, como ya hemos comentado, se encargan de posicionar correctamente cada uno de los dientes para conseguir una oclusión perfecta.

¿Qué cuidados debe tener un niño que ya usa aparato?
En el caso de utilización de aparatos, se deben extremar las medidas de higiene. Principalmente, en aparatos fijos ya que la retención de restos de comida y placa es mucho mayor, por eso se aconseja el cepillado siempre después de comer. Con los aparatos removibles aconsejamos cepillado antes de colocarlo y cuando lo retiramos. Igualmente conservaremos limpio el aparato cepillándolo con agua y jabón neutro.

Entrevista concedida por:
Raquel Agudo, ortodoncista. Clínicas Vital Dent (Gavá)

 

Dicen que la sonrisa es una carta de presentación, ¡y es cierto! Si quieres que la tuya sea brillante y luminosa, el primer paso es cuidar al máximo tus dientes. Y eso, además de las imprescindibles visitas periódicas al dentista para prevenir problemas mayores o solucionar los que ya existen, implica desterrar algunos malos hábitos de tu rutina diaria.  ¿Sabes cuáles son?

La primera vez que Francisco visitó a su dentista,  a éste le llevó un segundo darse cuenta de los estragos que el cigarrillo había hecho no solamente en los dientes sino en las encías de su paciente. Además de realizar los empastes que Francisco necesitaba, tuvo que referirlo a un especialista (o periodoncista)  para tratar la periodontitis (o piorrea) avanzada que estaba amenazando seriamente sus encías y su dentadura. El fumar definitivamente es uno de los peores hábitos que perjudica a todo el organismo, no sólo a la salud de tu boca. Pero hay muchos más que debes evitar.

Aunque hay pocas cosas más difíciles que cambiar de hábitos, debes proponerte modificar estas malas costumbres que estropean tus dientes:

• Fumar. La nicotina oscurece el esmalte y mancha los dientes. Puede provocar además enfermedades en las encías, que a su vez aflojan los dientes. Y si no te parece suficiente, también da mal aliento, afecta las papilas gustativas… y puede causar cáncer en la boca, los labios y la lengua. Si hay un sólo hábito de esta lista que debes cambiar urgentemente, es éste. Tu boca y todo tu cuerpo obtendrán beneficios inmediatos.

• Usar los dientes como herramienta. Si acostumbras destapar las botellas de refresco con los dientes, éstos pueden fracturarse y desgastarse. También se dañan si los usas para abrir los frascos de las medicinas y los envases de cartón o de papel.

• Cortar el hilo con los dientes. Aunque te parezca más fácil, ¡no lo hagas! Ten a mano las tijeras cuando te sientes a coser. Cortar el hilo con los dientes los desgasta.

• Rechinar los dientes o apretarlos en exceso (bruxismo). Desgasta la superficie de los dientes y hasta puede aflojarlos. También afecta la articulación de la mandíbula.  Consulta con tu dentista. Es posible que necesites incluso dormir con un protector especial (férula o guarda oclusal) para que no lo hagas inconscientemente mientras duermes.

• Morderse las uñas. Además de no ser higiénico y hacer que tus dedos, de hecho, tus manos se vean feas, este hábito aumenta las posibilidades de que padezcas de bruxismo.

• Chupar pastillas para la tos. Aparte de su valor medicinal, es más o menos como chupar caramelos, porque los dos están llenos de azúcar. En ambos casos, asegúrate de cepillarte bien los dientes después de chuparlos.

• Comer gomitas dulces. Además de tener el problema anterior, las gomitas se pegan a los dientes, y el azúcar (y los ácidos que produce) permanecen  en contacto con ellos por horas, causando daños en el esmalte de los dientes.

• Tomar café. Su color y su acidez pueden manchar los dientes o ponerlos amarillos.  De nuevo, cepilla bien los dientes a menudo para evitar que se manche y se deteriore el esmalte.

• Beber vino. Tanto el vino tinto como el vino blanco contienen ácidos que deterioran el esmalte de los dientes, haciéndolos más vulnerables a las manchas. El vino tinto contiene además un pigmento que mancha los dientes. Para reducir el efecto dañino del vino, debes enjuagar la boca con agua después de beberlo o cepillarte los dientes con pasta blanqueadora.

• Beber refrescos (gaseosas, sodas). No sólo los caramelos y los dulces están llenos de azúcar. También los refrescos tienen una buena cantidad, sin contar los ácidos que contienen, y que afectan el esmalte de los dientes (estos ácidos, por cierto, también están en los refrescos de dieta que no contienen azúcar, pero sí endulcorantes o endulzantes artificiales).

• Masticar hielo. Sí, se trata sólo de agua congelada, refrescante, sin azúcar… ¡pero es duro! Masticarlo puede fracturar los dientes o producirles rajaduras.

• Comer papitas fritas de paquete. El almidón que contienen se convierte en ácido, y este ácido puede atacar los dientes hasta por 20 minutos. Si las comes, trata de lavarte los dientes y usar hilo dental lo antes posible.

• Comer muchos bocadillos (snacks) entre comidas. Estos alimentos producen menos saliva que una comida, y sus restos se quedan en los dientes por horas. Trata de reducir la frecuencia, y elige bocadillos bajos en azúcar y almidón, como bastoncitos de zanahoria.

• Morder los lápices. ¿Sueles morder los lápices cuando estás concentrado(a), estudiando o trabajando? Deja de hacerlo. Es igual que masticar hielo: puede fracturarte los dientes.

• Cepillarte los dientes con mucha fuerza o con un cepillo de cerdas duras.Puede producir retracción de las encías y exceso de sensibilidad en ellas.

• Cepillarte los dientes con movimientos horizontales. Desgasta el esmalte de los dientes. Lo correcto es cepillarlos con movimientos circulares.

¿Cuántos de estos malos hábitos practicas tú? Aunque no puedas eliminarlos todos de una vez, empieza poco a poco, y de ser posible, empieza por dejar los más peligrosos primero, como el cigarrillo.   Además procura visitar al dentista regularmente para tus chequeos y tus limpiezas, y para descubrir a tiempo cualquier problema en tus dientes, y ponerle remedio. También es importante que mantengas una buena higiene bucal, cepillándote los dientes y usando hilo dental. Después de eso, ¡sonríe sin miedo! Seguro que causarás una buena impresión.

 

Para lucir una sonrisa limpia, bonita y saludable hace falta tener en cuenta ciertos hábitos que ayudan a mejorarla.

Uno de los aspectos que influyen en la imagen que proyectamos frente a los demás es la apariencia física, y la apariencia física depende, entre otras cosas, de la sonrisa.

Por este motivo, os informamos sobre 10 hábitos que ayudan a mejorar nuestra sonrisa, y por lo tanto a mejorar nuestra “carta de presentación”.

- Fumar provoca que el esmalte se oscurezca y que los dientes se manchen, además de favorecer la aparición de enfermedades de las encías. Por lo que si eres fumador/a, deberías intentar dejar ese mal hábito o al menos reducir la cantidad de cigarrillos.

- El café también favorece la aparición de manchas en nuestras piezas dentarias.

- El vino, al igual que el café, también provoca manchas en las dientes, añadiendo a esto que puede llegar a provocar desgaste en la superficie de estos. Por lo tanto, reducir en la medida de lo posible el consumo de café y vino será beneficioso para el estado de tu sonrisa.

- Rechinar los dientes es una costumbre involuntaria que desgasta la superficie de estos e incluso puede conllevar pérdidas de algunas piezas. Por lo que si padeces de bruxismo, es recomendable tratarlo haciendo uso de un férula dental que protege los dientes y las encías durante la noche.

- Los alimentos con alto contenido en azúcar; caramelos, dulces, refrescos…  Son muy perjudiciales para los dientes ya que favorecen la aparición de caries además de afectar al esmalte. Las patatas fritas de bolsa, por su alto contenido en almidón que se convierte en ácido, también perjudican gravemente a nuestros dientes. Por lo tanto, un consumo reducido de este tipo de alimentos ayudará a mejorar la sonrisa.

Evita morderte las uñas o morder lápices o bolígrafos, pues esto provoca daños en los dientes tales como pequeñas roturas difíciles de reparar y afecta también a la articulación de la mandíbula.

Tampoco uses tus dientes como herramienta para fines a los que no están destinados (abrir botes, romper cosas…) ya que esto los desgasta fuertemente y puede provocar fracturas en ellos.

Mantener una buena higiene bucodental, cepillándote los dientes las veces recomendadas al día (tres veces o después de cada comida) y haciéndolo de manera correcta  (para más info leer este post: ¿Cómo mantener una higiene bucal?) es uno de los hábitos más importantes para lucir una sonrisa bonita y sana.

- Los piercings perjudican a los dientes, las encías y la lengua, y el material del que están hechos puede provocar infecciones o enfermedades de las encías, por lo que lo más saludable es que no lleves piercings y perforaciones en la zona bucal.

- Y finalmente, el último hábito a tener en cuenta para mejorar tu sonrisa es acudir al dentista y al ortodoncista  de manera periódica para revisar el estado de tus dientes.

Si sigues estos 10 consejos y los tomas como costumbre, lograrás presumir de sonrisa allá a dónde vayas.

 

Fuente: http://www.mujerdeelite.com/articulos/2850/los-10-vicios-que-danan-tus-dientes

Hay cócteles para todos los gustos, de todos los sabores, y de todos los colores. Los más fuertes y secos con alto contenido de alcohol, dejan un regusto en la boca un tanto ácido y no del todo agradable al olfato. Los más frutales que contienen ingredientes como especias, hierbas y cítricos, son una fuente de frescura tanto al paladar como a la nariz. Aquí va nuestra recomendación.

El Mojito, cóctel conocido en el mundo entero por cómo entra, por su suavidad y su inconfundible aroma a menta fresca que provienen de las hojas naturales de hierbabuena que se machacan y se incluyen como adorno por encima del trago. Si después de darte el mojito pruebas a comerte un par de hojas de hierbabuena la sensación es de frescura total en la boca, con lo que conseguirás un aliento muy clásico y agradable.

Uno de los cócteles más famosos de la televisión es el Cosmopolitan. Compuesto por zumo de arándanos, vodka y Cointreau, resulta muy liviano y refrescante a la vez que deja marcado en el paladar su inconfundible sabor amargo e intenso de la cáscara de naranja que se atomiza sobre la copa minutos antes de ser servida. Deja un aliento exótico, oriental y muy sofisticado.

La moda del Gintonic no queda excluida de nuestro catalogo, dado que hoy en día las ginebras en sí mismas son una especie de coctel al contener en algunos casos más de 10 especias diferentes. Tomarse un Gintonic de estos es como echarse a la garganta un frasco de perfume. Algunas de las marcas como Hendricks han agregado a la mezcla rodajas de pepino y pétalos de rosa, consiguiendo un bouqet refinado y el pedido que desde luego se traslada al aliento.
En los Gintonic, el premio al aroma se lo lleva sin duda la marca G´Vine gracias a el proceso que le da el tratamiento con la irresistible fragancia de la flor de la uva.

Recomendacion, mejor tu aliento pero no pierdas el sentido, si vas a beber hazlo con moderacion y responsabilidad.

Cómo cuidar mis dientes

March 5th, 2014 | Posted by administrador in Uncategorized - (0 Comments)

La salud dental es un aspecto que influye de forma importante en nuestro bienestar general. Y aunque algunos puedan creer que es solo un tema estético, tener unos dientes y una boca sana trae muchos beneficios a nuestra salud. Pero ¿sabes cómo cuidar tus dientes?, si crees que el cepillado es la única medida a tomar en cuenta para mantener tus dientes sanos, en unComo.com te explicamos todos los aspectos que debes considerar en tu higiene dental.

Sigue leyendo: http://salud.uncomo.com/articulo/como-cuidar-mis-dientes-21059.html#ixzz2v6GWi09v

Instrucciones 

Desde pequeños nos enseñan que el cepillado es la mejor forma de cuidar nuestros dientes. Ciertamente cepillar tus dientes de forma adecuada es fundamental para mantenerlos saludables y evitar la formación de sarro o de caries.

Debes cepillar tus dientes después de cada comida, intentando no esperar mucho entre finalizar la comida y el aseo de los mismos, de esta forma evitarás la formación de bacterias causantes del mal aliento. Además previenes que algunos alimentos como el café o el té puedan manchar tus dientes.

Pero cuidar tus dientes no es reside únicamente en cepillarlos. El uso del hilo dental es fundamental, pues muchas veces pequeñas porciones de comida se quedan atrapadas entre nuestros dientes, aumentando la propensión a sufrir de caries. Por si fuera poco el cepillo dental no siempre es capaz del limpiar de manera efectiva entre nuestros dientes o debajo de las encías, un trabajo que solo el hilo dental puede hacer. Usarlo reduce también la posibilidad de sufrir de mal aliento al mejorar la higiene dental.

Es importante saber elegir muy bien el tipo de productos que usamos para cuidar nuestros dientes. Actualmente en el mercado puedes encontrar muchos tipos de pastas dentales y enjuagues bucales, sin embargo los enriquecidos con flúor son los mejores para cuidar tus dientes, ya que este mineral previene efectivamente la formación de caries protegiendo nuestra dentadura.

Lo que comes y bebes tiene sus efectos sobre tus dientes. El vino, especialmente el tinto, bebidas como el café, el té, los refrescos, los alimentos con colorantes y el tabaco van manchando progresivamente nuestros dientes haciendo que con el tiempo luzcan amarillos. Es importante que al consumir este tipo de alimentos cepilles enseguida tus dientes, así reduces las posibilidades de que sus ingredientes afecten tu esmalte dental.

Cuida tu alimentación y consume abundantes frutas y vegetales, que gracias a sus vitaminas y nutrientes te ayudarán a mantener tus dientes sanos. No abuses de los dulces, bollería y azúcar y si lo haces recuerda cepillar enseguida tus dientes, pues el azúcar es uno de los principales causantes de las caries.

Si quieres cuidar tus dientes no los expongas a lesiones innecesarias. Aunque nuestros dientes son duros también pueden partirse o lesionarse, especialmente si los usamos para abrir objetos o morder cosas extremamente duras (alambres, cáscaras de nueces, etc)

Aún siguiendo todas estas indicaciones, hay un aspecto fundamental para cuidar tus dientes que jamás te puedes pasar por alto: visitar a tu dentista de forma periódica. Al menos una vez al año debemos recibir una limpieza profunda y profesional para eliminar la placa que se ha acumulado y que no sale con el cepillado o el uso de hilo dental.

Además es importante someternos a una revisión para descartar la presencia de caries, gingivitis y otras lesiones bucales que pudieran afectarnos.

Siguiendo estos consejos estarás cuidando tus dientes para lucir una sonrisa hermosa y saludable.

Si deseas leer más artículos parecidos a cómo cuidar mis dientes , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades en nariz y boca.

 

 

Escrito por Mitch Reid | Traducido por Ana Laura Nafarrate

Muchos niños y adultos dicen tener miedo de sentarse en la silla del dentista; sin embargo, visitar al dentista cada 6 meses ayuda a mantener salud oral e higiene.

Limpieza

Durante una típica revisión dental, el dentista o su asistente limpiará tus dientes con herramientas especializadas como la rasqueta dental. Puede cubrir tus dientes con fluoruro, que es un mineral natural que fortalece tus dientes y combate la caries.

Caries

El dentista puede usar un examen de rayos x para buscar problemas dentales ocultos. Si el examen revela caries en tus dientes, tendrás que regresar al consultorio para más tratamiento. Los dentistas tratan la caries rellenándolas, con coronas o canales raíz.

Remisiones

Si el dentista descubre que tus muelas del juicio están brotando, te enviará para una cirugía oral o extracción. Si tus dientes no están alineados, te enviará con un ortodoncista para que te ponga brackets.

Beneficios

Mantener una salud oral adecuada ayuda a prevenir futuras enfermedades orales como la caries, placa y gingivitis, que pueden impedirte funciones básicas como degustar, masticar, deglutir y hablar. Si sientes dolor en los dientes, haz una cita con tu dentista.

 

 

Escrito por Melody Vieth | Traducido por Natalia Pérez
Los niños no necesitan temerle a una visita al consultorio del dentista. Con un montón de preparación, tu hijo considerará una visita al dentista simplemente una rutina para mantener sus dientes sanos. Aunque los dentistas generales a veces trabajan con los niños, los dentistas pediátricos suelen tener más experiencia trabajando con niños asustados o inquietos. Además, los dentistas pediátricos tienen una formación más especializada en los problemas dentales que ocurren con mayor frecuencia en los niños. Preparar a tu hijo de antemano sobre lo que puede esperar ayuda a asegurar una cita dental exitosa.

Instrucciones

Preparación para la visita

  1. Haz una cita con un dentista pediátrico alrededor del primer cumpleaños de tu hijo o cuando aparezca el primer diente. Las visitas dentales deben seguir cada seis meses a partir de entonces. Trata de programar la cita en torno a la hora del almuerzo, hora de la siesta o de las horas de clase de tu hijo.
  2. Prepara a tu hijo para la visita dental mediante la lectura de libros sobre el dentista. Discute lo que sucede en cada imagen utilizando un lenguaje positivo.
  3.  Representa una visita al dentista, dejando que tu hijo mire dentro de tu boca y cepille tus dientes o los de una muñeca o un peluche. Cambien los roles, y deja a tu hijo actuar como paciente mientras tú examinas sus dientes
  4. Modela el cepillado y uso del hilo dental para promover una buena higiene dental. Explica que los malos gérmenes llamados “placa” tratan de hacer agujeros en los dientesllamadas “caries”. Describe cómo el cepillado y el hilo dental frecuentes se deshacen de la placa y mantienen los dientes fuertes y sanos.

    Explicando la visita

    1. Dile a tu hijo que el dentista va a limpiar sus dientes con herramientas especiales. Asegúrale que las herramientas no le harán daño, pero ella será capaz de oírlas mientras el dentista trabaja. Dile a tu hijo que el odontólogo y el higienista usarán máscaras y guantes para protegerse de los gérmenes.
    2. Explícale a tu niño lo que va a ocurrir durante un tratamiento de fluoruro si está programado para recibir uno. Describe cómo el asistente dental exprimirá espuma llamado fluoruro en un pedazo de plástico que irá en el interior de su boca. Asegúrate de que tu hijo sepa que el plástico será quitado en unos pocos minutos y que el fluoruro hará que los dientes estén más fuertes.
    3. Describe a tu hijo de antemano los procedimientos especiales, tales como los rayos x o empastes. Si tu hijo recibirá un examen de rayos x, explica que la máquina va a tomar una foto de los dientes, pero eso no le hará daño. Si recibirá un relleno, explica que recibirá una pequeña inyección que hará que su boca se duerma mientras el dentista trabaja. Asegúrale que la boca puede sentirse rara después, pero pronto “despertará” y volverá a la normalidad.

Durante la visita

  1. Pídele a tu dentista o higienista dental que narre lo que ocurre durante la visita. Siéntate al lado de tu hijo, y tranquilízalo si parece tener miedo.
  2. Deja que tu hijo escuche música a través de auriculares para bloquear el ruido del taladro del dentista u otras herramientas.
  3. Premia a tu niño con un globo, un viaje al parque o un pequeño juguete. Algunas oficinas dentales dan a los niños bolsas llenas de un cepillo de dientes, hilo dental y una pegatina como premio.

 

Escrito por Louise Balle | Traducido por Melisa Lazarte

Detalles preliminares

Antes de colocar los brackets, los dientes del paciente deben estar libres de cavidades, gingivitis o cualquier otra afección dental que pueda reflejar un problema durante la ortodoncia. A veces, se necesita remover las muelas de juicio. No puedes mover los dientes de manera segura si hay una afección dental grave presente. Por lo que el dentista tendrá que recomendar al paciente para que se haga una limpieza minuciosa, llenando las cavidades y corrigiendo otras problemáticas potenciales. Se confecciona un molde dental de tus dientes con yeso antes de colocar los brackets. El dentista llena una bandeja con yeso y luego te pedirá que coloques tus dientes en ella. Alrededor de una semana más tarde, se confecciona un molde de tus dientes a partir de la huella. Esto se lleva a cabo para que el dentista pueda verificar tu progreso y tomar decisiones sobre donde colocar tus brackets.

Colocación de los brackets

Una vez que el paciente está limpio para la ortodoncia, el dentista procederá a pegar los aparatos en tus dientes. Los dientes pueden estar brillantes al principio pero luego se coloca una pequeña cantidad de pegamento dental en la superficie. Los brackets se colocan de manera estratégica en cada diente para asegurar el enderezamiento correcto. Este proceso es largo debido a que el dentista debe asegurarse de que la colocación esté bien. Una vez terminada, el dentista te secará y colocará cada bracket con una luz de plasma que emite un fuerte rayo ultravioleta.

 

Introducción del cable

Una vez que los brackets estén colocados y secos, el dentista insertará un cable fino para completarlos. Este cable se elige de manera específica por el dentista para abordar tu problema específico. Los cables vienen en varios grosores y largos. El cable de los brackets se alinea contra las aberturas de los mismos y se mantiene en posición. Luego, el dentista ajusta cada uno de los brackets hasta cerrarlos. Una vez que estén debidamente cerrados, el proceso de colocar los brackets se finaliza por completo.

Mantenimiento

A lo largo del tratamiento ortodóncico, los cables de los brackets se reemplazan y se ajustan para asegurar que los dientes se muevan en el lugar de manera correcta. Debes visitar a tu dentista cada mes para que pueda evaluar el proceso de tus dientes. Una vez que eltratamiento se completa y se remueven los brackets, otra vez se tomará un molde para que el dentista pueda confeccionar un enganche para mantener tus dientes en posición.

Blanqueamiento dental

February 18th, 2014 | Posted by administrador in Uncategorized - (0 Comments)

El blanqueamiento dental consiste en aclarar el color de uno o varios dientes para mostrar una sonrisa más atractiva. Te explicamos las diferentes técnicas disponibles para que puedas escoger la más adecuada para ti.

Escrito por Raquel Calderón, odontóloga

Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es una técnica que consiste en aclarar el color de uno o varios dientes para conseguir que su aspecto sea más atractivo. Por lo tanto, se trata de un procedimiento estético.

Indicaciones del blanqueo dental

El blanqueamiento dental está indicado en los siguientes casos:

  • Cuando el diente se oscurece a causa del envejecimiento.
  • En los dientes con manchas provocadas por la ingesta de alimentos con muchos pigmentos (té, café… o por fumar).
  • Fluorosis dental (un exceso de flúor es el origen de las manchas).
  • Calcificación pulpar o dientes endodonciados incorrectamente.
  • Manchas causadas por el consumo de ciertos medicamentos, como la tetraciclina.
  • Dentinogénesis imperfecta (alteración genética en el desarrollo de los dientes, que produce cambios en la estructura y el color de los mismos).

Contraindicaciones del blanqueo dental

El blanqueamiento dental está contraindicado en las siguientes situaciones:

  • Pacientes con un mal estado periodontal que no ha sido tratado.
  • Cuando los dientes tienen restauraciones extensas en áreas visibles.
  • Exposición radicular.
  • Hipersensibilidad dental severa.
  • Mal estado de los dientes: caries, grietas o fisuras, pérdida importante de esmalte, etcétera.
  • Menores de 18 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas alérgicas a perióxidos.

Tipos de blanqueamiento dental

Según la vitalidad del diente se puede clasificar el blanqueamiento dental en:

  • Blanqueamiento dental interno: se realiza en dientes no vitales y que han sido tratados endodóncicamente. La alteración en el color del diente tiene su origen en la cámara pulpar.
  • Blanqueamiento dental externo: se realiza en dientes vitales. La alteración del color del diente tiene un origen extrínseco.

Diente

February 12th, 2014 | Posted by administrador in Uncategorized - (0 Comments)

El diente es un órgano anatómico duro, enclavado en los procesos alveolares de los huesos maxilares y mandíbula a través de un tipo especial de articulación denominada gonfosis, en la que intervienen diferentes estructuras que lo conforman:cemento dentario y hueso alveolar ambos unidos por el ligamento periodontal. El diente está compuesto por tejidos mineralizados (calcio, fósforo, magnesio), que le otorgan la dureza. En su conjunto forman la dentición temporal (o dientes de “leche”) y la dentición permanente.

La dentición temporal (decidua) son los dientes del bebé y niños pequeños, consta de 20 dientes.

La dentición permanente son los dientes que servirán toda la vida, inician su erupción desde los 6 años de edad, e irán reemplazando a los dientes de la primera dentición hasta llegar a la edad de adolescente. La dentición permanente consta de 32 dientes, en la edad de 16 a 25 años de edad pueden llegar a erupcionar los terceros molares (llamados “muelas del juicio o cordales”).

Los dientes son estructuras de tejido mineralizado que comienzan a desarrollarse desde la vida embrionaria, e inician su erupción en los primeros seis meses de vida, los cuales ayudan al proceso de la masticación de los alimentos para una buena digestión. El diente realiza la primera etapa de la digestión y participa también en la comunicación oral.

Básicamente en el diente se pueden reconocer dos partes, la corona, parte recubierta por esmalte dental y la raíz no visible en una boca sana.

Los dientes, ordenados desde el centro hacia las mandíbulas son: incisivos que cortan, los caninos que desgarran, los premolares que trituran y los molares que muelen.